jueves, 13 de julio de 2017

La adherencia en el paciente trasplantado. "La pregunta del millón"

El trasplante de órganos hoy en día constituye la única alternativa para muchos pacientes cuya situación clínica ya es crítica. Esto supone un estudio y seguimiento previo del paciente, su inclusión en lista de espera de trasplante tras evaluación por un comité especializado, esperar un órgano compatible, el riesgo de la intervención quirúrgica y el seguimiento clínico post-trasplante. 


Ahora viene la pregunta del millón, ¿por qué después de todo este esfuerzo por parte del paciente y del sistema sanitario (y no olvidemos la inversión económica) el paciente no siempre toma correctamente su tratamiento?, cuando de ello depende la supervivencia del trasplante.



Para hablar de esto, primero vamos a definir qué es la adherencia. La Organización Mundial de la Salud  (OMS) en su “Proyecto sobre Adherencia Terapéutica a Largo Plazo” (2004), define la adherencia a un tratamiento prolongado como “el grado en que el comportamiento de una persona (tomar el medicamento, seguir un régimen alimentario y ejecutar cambios del modo de vida) se corresponde con las recomendaciones acordadas de un prestador de asistencia sanitaria”.

La OMS reconoce la falta de adherencia al tratamiento a largo plazo de las enfermedades crónicas como un problema mundial de magnitud alarmante, que en los países desarrollados puede llegar hasta el 50% de los pacientes. Es decir, uno de cada dos pacientes no toma correctamente su medicación. 

En pacientes trasplantados estas cifras oscilan entre 24-70%, según el tipo de trasplante y métodos de medición. Pero lo que es evidente es que son cifras demasiado altas y sigue siendo una de las principales causas de rechazo y por lo tanto de pérdida del órgano trasplantado. De modo que, además de no conseguir los resultados para la salud esperados, aumentan los costes sanitarios debido al mayor número de visitas médicas, pruebas, cambios de tratamiento y, por supuesto, retrasplantes.

Como en cualquier otra enfermedad crónica, el tratamiento de un paciente trasplantado es de por vida y en la mayoría de los casos muy complejo. Al tratamiento inmunosupresor para evitar el rechazo (2 ó 3 medicamentos) se le suma el resto del tratamiento de base del paciente, según su enfermedad, e incluso más medicamentos para tratar los efectos adversos producidos por todos los anteriores.  Un aspecto importante es que una vez se le da el alta del hospital, el paciente es el responsable de tomar correctamente toda esta medicación.

Puede parecer un tema con fácil solución, pero esta falta de adherencia es consecuencia de diversas barreras que encuentran los pacientes y sus familiares a la hora de cumplir con el tratamiento. De hecho se han identificado claramente diferentes factores que afectan negativamente a una correcta adherencia al tratamiento y que se pueden agrupar en cinco dimensiones, tal como se muestra en la siguiente imagen:



Por lo tanto, para mejorar la adherencia de los pacientes a su tratamiento, es necesario identificar y resolver los problemas relacionados con cada uno de estos factores. Algunos de ellos no se pueden modificar fácilmente, pero sobre otros sí se puede actuar. Por ejemplo:
  • Mejorando las características de los tratamientos: intentando simplificarlos, con menos tomas diarias, ajustándolos a las actividades diarias del paciente o a sus preferencias y tratando de prevenir efectos adversos.
  • Mejorando el conocimiento del paciente sobre su tratamiento: el objetivo y la necesidad tomarlo (que entienda los riesgos y consecuencias de una falta de adherencia), las recomendaciones de cómo tomarlo, sus posibles efectos adversos y la adquisición de habilidades para no olvidar la toma de medicación.
  • Mejorando la accesibilidad a los profesionales sanitarios, para resolver dudas o para un mejor seguimiento, mediante consultas telefónicas o por vía telemática.

En definitiva, el paciente debe participar activamente en la gestión de su enfermedad y cada uno, en función de sus circunstancias, necesitará un tipo ayuda o de intervención y debe buscar asesoramiento en el personal sanitario.

El farmacéutico es un profesional sanitario experto en medicamentos que le puede ayudar a mejorar la adherencia, mediante información sobre el tratamiento, cual es el objetivo, cómo tomarlo y qué hacer si olvida una dosis, el modo de prevenir o manejar los posibles efectos adversos, así como ayudarle a programar la toma de medicamentos mediante el uso de pastilleros o diferentes sistemas de recordatorios.

¡No dude en consultarnos!

jueves, 6 de julio de 2017

¿Influye el grupo sanguíneo en el carácter de las personas?

Cada poco tiempo podemos leer en las noticias que hay algunas empresas japonesas que discriminan según el grupo sanguíneo. Este hecho tan curioso se debe a que está muy arraigado en la cultura popular japonesa la idea de que nuestro carácter y nuestra forma de trabajar puede estar influido por el grupo sanguíneo.

Antes de seguir, es necesario explicar que el grupo sanguíneo de cada persona está determinado por una molécula  que está en el exterior de algunas células (no solo las de la sangre). Hay dos tipos de moléculas, una determina que tienes el grupo sanguíneo A y la otra hace que tengas el B. También se pueden tener los dos tipos a la vez, grupo AB, y si no tienes ninguno de los dos, cero. La gran importancia de conocer los grupos sanguíneos es para evitar reacciones adversas en transfusiones, como se puede ver en la siguiente infografía:




Volviendo al tema, los argumentos discriminatorios se basan en teorías envueltas en una piel de “cientificismo” para así conseguir otorgarle un aura de objetividad. La base “científica” de esta discriminación se basa en un artículo publicado en 1929 en Japón: “Estudio del Temperamento y los Grupos Sanguíneos”. En él se afirmaba que las personas según su grupo sanguíneo eran más impulsivas (B) o tranquilas (A y 0), incluso se llegaba a decir que los AB eran personas bipolares e impredecibles por mezclar distintos grupos sanguíneos. No cabe decir que esta teoría no se ha confirmado, y que se trata de un estudio poco riguroso y fiable. Sin embargo, la idea caló fuerte en la sociedad nipona y actualmente está prohibido por ley preguntar sobre el grupo sanguíneo en las entrevistas de trabajo para evitar prejuicios a la hora de contratar personal.

Puede resultarnos ridículo en nuestra sociedad occidental, pero no lo es más que pensar que la memoria del agua nos puede curar. Pero, ¿hay algo de verdad de que el grupo sanguíneo puede influirnos? Sí, hay estudios que demuestran que según el grupo sanguíneo es más probable sufrir ciertas patologías. Por ejemplo está demostrado que las úlceras pépticas, producidas por un microbio Helicobacter pylori son más frecuentes en pacientes con grupo sanguíneo 0. Esto se debe a que le es más fácil a la bacteria adherirse a la pared del estómago y producir la úlcera. Y no es la única patología relacionada con algún grupo sanguíneo.

En conclusión, tener un determinado grupo sanguíneos no influye en nuestro carácter. El hecho de que hayan estudios no indica que esté demostrado que sea verdad. Tan importante como que hayan estudios es que éstos sean de calidad. 

viernes, 9 de junio de 2017

Jornada sobre el paciente experto en su farmacoterapia: ¿nos movemos?

¿Qué se debe hacer y qué no para formar a los pacientes en salud?
¿Qué herramientas podemos utilizar?
¿Cuál es la visión y participación de las instituciones, profesionales sanitarios y pacientes?

Estas son algunas de las preguntas que vamos a intentar resolver el lunes 12 de junio en la primera jornada sobre el paciente experto que organiza el Servicio de Farmacia del Hospital Universitari i Politècnic La Fe.

Para ello, vamos a contar con la participación de ocho colaboradores de nivel:

José Luis Poveda Andrés
Director del Área del Medicamento. Jefe de Servicio de Farmacia. Hospital Universitari i Politècnic La Fe.

José Francisco Ávila de Tomás
Médico. Bloguero. Grupo de Nuevas Tecnologías de SoMaMFyC.

Miguel Ángel Máñez Ortiz
Economista. Autor del blog Salud con cosas.

Emilio Monte Boquet
Farmacéutico. Coordinador de la estrategia UFPE 2.0. Servicio de Farmacia. Hospital Universitari i Politècnic La Fe.

Mònica Moro Mesa
Médica. Impulsora proyecto Juntos contra el aislamiento digital #Sherpas20.

José Manuel Ventura Cerdá
Farmacéutico. Subdirector General de Optimización e Integración. Dirección General de Farmacia y Productos Sanitarios. Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública.

Rosario Ros Navarret
Enfermera. Autora del Blog Cuidando neonatos. Unidad de Docencia La Fe. Hospital Universitari i Politècnic La Fe.

José Daniel Royo Sanchis
Psicólogo. Paciente experto en diabetes. Autor del blog diabetestipo1.


Inscripción

Para asistir a la jornada no se requiere de ningún tipo de inscripción. Es gratuita y abierta a todo el que le interese.

Participación

Puedes seguir la jornada y participar con el hashtag #EmpoderaLaFe o desde la cuenta de @eDruida_. Más información en www.edruida.com

Programa